Alimentación saludable para ayudar a adelgazar

Para adelgazar de forma sana y efectiva es importante olvidar las dietas milagro que prometen grandes resultados en poco tiempo. Estos sistemas son muy frecuentes y se basan en una gran restricción dietética en la cual se prohíben ciertos alimentos dando como resultado un gran desequilibrio nutricional. Siempre se recomienda buscar a un especialista en nutrición que nos aporte unos principios y recomendaciones para controlar el sobrepeso, en su defecto necesitaremos aprender para lo cuál contamos con internet como fantástico aliado, podemos encontrar cursos online de todo tipo, pero mucho cuidado, en temas relacionados con alimentación o deporte no todos los cosejos son buenos ni recomendables.

La base de una dieta sana y eficaz debe ser la variedad y la utilización racional de los alimentos según sus propiedades y características. Evitando el exceso de las grasas y los azúcares simples, reduciendo ligeramente la cantidad de comida en el plato y combinando esto con una vida activa se puede conseguir y mantener un peso ideal.

Pero ¿cuáles son esos alimentos que tienen propiedades beneficiosas para la salud y ayudan a adelgazar?. Algunos productos potencian la eliminación de toxinas, ayudan a quemar grasas o aportan una agradable sensación de saciedad que calma el apetito con un bajo contenido calórico. Algunos de los más destacados se enumeran a continuación.

Verduras:

Sin duda, este grupo de alimentos es el más conocido de entre los productos que ayudan a delgazar. Su bajo contenido de calorías y sus importantes cualidades como fuentes de vitaminas, fibra y minerales los convierten en el alimento perfecto para lograr una dieta de adelgazamiento. La innovación y la creatividad en la elaboración de recetas con verduras permite disfrutar de deliciosos platos con muy pocas calorías como cremas, papillote, salteados, verduras a la plancha o rellenas, entre otras muchas ideas tan sanas como exquisitas.

Fruta:

Casi cualquier pieza de fruta, exceptuando los aguacates por su alto contenido en grasas, aporta menos de una caloría por cada gramo ingerido, por esta razón, además de por su agradable sabor y la gran diversidad de sabores existentes, las frutas se presentan como el alimento ideal para comer a media mañana o a media tarde.

Carne de ave:

El pavo y el pollo fundamentalmente son opciones excelentes para incluir las proteínas de la carne en la dieta. Se trata de carnes magras, es decir, de bajo contenido graso y por tanto con pocas calorías siempre que se elimine la piel y se cocinen al horno, la parrilla o a la plancha con poca cantidad de aceite. Otras carnes de ave como el ganso y el pato sí tienen una mayor cantidad de grasas y por ello deben consumirse con moderación.

Pescado:

Se trata de un alimento imprescindible en una dieta equilibrada. Se recomienda comer pescado entre dos y tres veces a la semana con una mayor presencia de este en la dieta que las carnes. En la misma línea que las carnes de ave, el pescado más adecuado para adelgazar será el que tenga menor cantidad de grasa como es el caso de los pescados blancos. La dorada, el lubina o la merluza son excelentes ejemplos de pescados ideales para una dieta de adelgazamiento pero es importante no freír ni empanar para evitar añadidos grasos. Por el contrario, es muy recomendable la elaboración de los pescados al horno, a la plancha o a la parrilla.

Patatas y pasta:

Ambos alimentos cuentan con una mala reputación que los precede bajo la idea de que engordan y deben ser eliminados de las dietas de adelgazamiento. Nada más alejado de la realidad, se recomienda su inclusión para lograr una dieta equilibrada por su gran aporte de nutrientes esenciales y su bajo aporte calórico. Evitando freír las patatas y añadir salsas o grasas a la pasta, se trata de alimentos sanos idóneos para adelgazar.

Lácteos:

En sus versiones desnatadas y semidesnatadas son complementos perfectos para las dietas de adelgazamiento porque cuentan con pocas calorías y aportan calcio y proteínas fundamentales para el cuerpo.